Certificación Energética

Certificación Energética

Mediante la certificación energética estarás colaborando con el medio ambiente

El medio ambiente ha tenido grandes impactos de forma negativa durante los últimos años, siendo la raza humana los responsables de su protección. Tanto de una forma individual como colectiva, mediante las empresas o grandes compañías. Por este motivo, sacar la certificación energética resulta un requisito importante.

Sin embargo, no resultan los únicos que deben cumplir con esta legislación europea. También los edificios, viviendas y los automóviles, además de todos aquellos aparatos de uso doméstico, deben contar con estos permisos.

Pero, ¿Qué es específicamente la certificación energética? Esto no es más que una evaluación de algún inmueble ya especificado anteriormente, con el fin de calcular cuál es el consumo anual que tiene este. Es decir, el mínimo de energía requerida para satisfacer el uso regular del mismo en condiciones totalmente normales de su uso.

La certificación energética la otorga directamente un técnico autorizado. En dicho documento oficial, podrás encontrar todas las características posibles de dicho inmueble, desde el punto de vista de la energía.

Además, la calificación se dicta en letras, tal y como si fuese un examen de la universidad o colegio. Con la A, se expone a la evaluación más idónea, es decir quien tenga el inmueble con más eficiencia. 

De ahí en adelante son siete las letras utilizadas, aplicando hasta la G, siendo este el que menos cumple con la ley. Asimismo, el proceso termina con la obtención de una etiqueta donde resalta si cumple o no con el requisito.

En Evolvers contamos con todos los expertos en el área con el fin de agilizar tu certificación energética. Así que no dudes en contactarnos mediante nuestra página web o a través de los números que aparecen en la misma.

La certificación energética es una obligación

Es importante tener en cuenta la gran influencia que tenemos, como principales protagonistas en el planeta tierra, sobre el medio ambiente. Muchas cosas están sucediendo debido a la falta de conciencia de los ciudadanos con respecto al cuidado de la naturaleza y también es aquí a donde apunta la certificación energética.

Por ende, una buena asesoría nos hará entender los motivos tanto legales como ambientales de obtener este documento. No tenemos que verlo solamente como una obligación para no recaer en impuestos o multas, sino como un aporte a nuestra sociedad como ciudadanos.

Incluso, si ya estás cumpliendo con una buena calificación (es decir, una letra A), es nuestro deber continuar con el cuidado, tanto fuera como dentro de estos inmuebles que fueron evaluados y aprobados.

Cabe destacar que la certificación energética es de carácter obligatorio para todas aquellas personas que piensan negociar mediante dichos inmuebles. Dicho de una forma más clara, este es un requisito para el proceso de compra-venta del mismo.

El documento aprobatorio debe tener muy bien especificado todo lo referente al edificio, desde el nombre, la referencia catastral, el procedimiento que se usó y el cumplimiento de los requisitos medioambientales.

Además, la certificación energética deberá contener la descripción de todas las instalaciones que posee este inmueble, haciendo referencia a las áreas lumínicas, las condiciones normales de funcionamiento y de ocupación, entre otras. Todo junto a la etiqueta anteriormente mencionada.

Incluso, debe contar también con una serie de recomendaciones para tener un nivel óptimo del consumo energético. Más aún tomando en cuenta si la certificación energética no cumple con la nota máxima, es decir una A.

Y, aunque este resulta de carácter obligado, hay que destacar que dicha ley indica estrictamente cuáles deben ser los inmuebles que lo cumplan. Siendo tres las opciones: cuando hablamos de edificios nuevos; cuando exista la intención de compra-venta de un edificio existente y cuando dicho lugar está siendo utilizado por un organismo público.

Excepciones de la regla 

Pero toda regla tiene sus excepciones y en el caso de la certificación energética también, indicándose siete posibilidades por las cuáles un edificio no tiene la obligación de apegarse a la Directiva de Eficiencia energética de los edificios. Estos son:

  • Monumentos protegidos por su valor histórico o arquitectónico

A nivel regional y mundial, los organismos protegen distintos lugares con el fin de preservarlos debido a un nivel histórico o arquitectónico importante. Por ello, estas estructuras se eximen de todo control energético, aunque en ellas también se debe tener conciencia de un uso adecuado.

  • Lugares de culto

Las iglesias, monumentos y todo lo referente a las infraestructuras que sean utilizadas como lugares de culto religioso, sean actividades o directamente templos, tampoco tendrán que sacar la certificación energética.

  • Según el plazo

Todas aquellas construcciones que tengan un tiempo de utilidad previsto para un período de dos años o menos, no deberán realizar el proceso de chequeo energético.

  • Edificios agrícolas

Los edificios que sean parte de la comunidad agrícola o utilizados para lo referente a este tipo de trabajos estará exento de la certificación energética. 

  • Según su motivo

Aquellos edificios que, por la ley de la Directiva de Eficiencia Energética en Edificios son considerados bajo el concepto de una reforma importante o en su defecto esté previsto para una demolición, estos tampoco deberán apegarse al documento obligatorio.

  • Según su consumo

Cuando el uso del inmueble en cuestión solamente es usado cuatro meses al año o en su defecto, si se utiliza de forma limitada en este período y cuenta con un consumo energético que baja del 25% de lo que comúnmente gastaría, en caso de estar activo en los doce meses, entonces este no debe sacar la certificación energética correspondiente.

  • Según la superficie

La superficie que tiene el edificio total, requiere previamente una evaluación. Si el espacio de utilidad es menor a 50 metros cuadrados, estos no tendrán que sacarse el respectivo certificado. 

Sin embargo, es importante poder asesorarse bien y con expertos en el área como nosotros, ya que este punto en específico tienes muchas aristas para analizar. En caso de una duda, no olvides contactarnos.  

¿Qué pasa si no cumplo con la certificación energética?

Después de explicar todo lo referente a la importancia del cuidado ambiental y de la respectiva certificación energética que otorgó la U.E., es importante también evaluar cuáles podrían ser las consecuencias de no tener los documentos.

Cabe destacar que durante la revisión anual de estos certificados, se pudiesen estar dando prórrogas a los dueños o encargados de estos locales específicos. Todo con el fin de poder arreglar los puntos faltantes que posiblemente durante el inicio de la evaluación se dieron entre las recomendaciones. 

No obstante, de igual forma existen tres tipos de multas pasando de leves a muy graves. Las primeras van desde 300 a los 600 euros, siendo estas la violación de conceptos obligatorios como tener la certificación energética previo a la venta o alquiler, portar de manera visible la etiqueta, falta de renovación, etc.

En la segunda, denominadas graves, las multas van desde 601 hasta los 1.000 euros. Esta sanción llegaría en caso de no registrar el certificado o exhibir una etiqueta que no coincida con el certificado obtenido.

También existen multas aún más costosas que van desde los 1.001 euros, llegando algunas hasta 6.000. Sin embargo aquí se estarían violando otras normas como la falsificación de los documentos, realizar la evaluación sin contar con los permisos, entre otras. 

Finalmente, todo esto se podrá evitar con un debido asesoramiento de abogados que solo Evolvers te puede ofrecer. No dudes que una de las mejores inversiones para tu negocio está en contar con el servicio de los más especializados en la certificación energética. 

Comments

No comments yet. Why don’t you start the discussion?

    Leave a Reply

    Your email address will not be published.